viernes, 24 de diciembre de 2010

renacimientos



Del adoctrinamiento católico de mi infancia me quedaron muchos prejuicios almacenados. Claro que, como todos, aproveché las mudanzas ideológicas para vaciar esos armarios. Una tarea larga y pesada aunque liberadora.

Así y todo, ya lo dice la psicología evolutiva: de lo que se mama de chico, siempre queda algo.

La mayoría de esas ideas no me son de ninguna utilidad en este mundo de depredadores: Amar al prójimo como a uno mismo. Ser siempre pobre para pasar por el hueco de la aguja. La Buenaventurada bondad y el castigo seguro de los malvados... Y más.

De otras, en cambio, me resisto a deslastrarme. Aunque, la verdad, mi relectura poco o nada tienen ya que ver con lo que me habían contado.

Esto de la navidad, por ejemplo, no logra enredarme en la ansiedad consumista. Tampoco en celebrar la llegada de un iluminado que viene a salvarme y acaba dejándose matar para redimir mis pecados. Buf, qué macabro!

En cambio, se me antoja que estos días tienen más que ver con el renacer, con reencontrarse y reinventarse. Con dar oportunidades, a la vida, a los amigos y a los enemigos... A mí mismo.

Recargar el tanque con energía limpia, poner el cuentakilómetros a cero y volver a arrancar.

Tiene que ver con la confianza. En uno mismo y en el resto. En que las piezas van encajando, a su ritmo, con su propio orden, en el momento preciso...

Imperfecto es una cualidad del Pretérito.  Si nos permitimos el renacer, todo lo demás queda por inventar.

Además, casi lo olvido, hay que hacerlo sin convertirse en un iluso. Nunca dije que fuera fácil.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

2011


Si esta navidad, para empezar, en lugar de regalar objetos, obsequiamos algo de nosotros: unas horas de tiempo, una conversación, un rato de escucha o un silencio cómplice…

Si nos despojamos de la dependencia de las cosas y compartimos las imprescindibles: coches, casas, cocinas…

Si ponemos en común las ganas y las ideas…

Si dejamos de vivir en burbujas individuales, unifamiliares...

Si cambiamos el temor al prójimo por sentirnos parte de un todo, tomando conciencia de comunidad, de los recursos de los que disponemos y, de paso, buscamos el modo más racional de compartirlos, repartirlos, conservarlos…

Si admitimos que cada cual evoluciona a su ritmo y hacia donde considera pertinente, puede o se le antoja…

Si abandonamos las frivolidades estéticas y los uniformes, especialmente los ideológicos…

Si usamos las máquinas para lo que necesitamos y nos liberamos de la adicción al último modelo de cualquier cacharro…

Si, por una vez, probamos a comprar/consumir sólo lo que realmente necesitamos...

… entonces, entonces sí que 2011 será un año realmente diferente.


reflejos


Va por Semi !!!

domingo, 19 de diciembre de 2010

jueves, 16 de diciembre de 2010

elásticos


Hay momentos, situaciones, que nos exigen una elasticidad suprema. Ya saben, la rama que se dobla y sobrevive, frente al rudo tronco que cae abatido por el viento. Aquel cuento chino.

No es que lo ponga en duda. Al contrario. Sólo que los elásticos también se enredan, como en el juego de la infancia, entre los dedos. Y, a veces, hasta rebotan golpeándonos la cara.

domingo, 12 de diciembre de 2010

una de piratas


Hay épocas en las que es preciso cruzarse el sombrero de papel, empuñar la espada de cartón y surcar los mares, navegar rumbo al Imperio para, una vez allí, batirse a muerte contra todos sus guardianes hasta, al fin, alcanzar el cofre de los tesoros que durante siglos han expoliado.

Con el botín a bordo, recorreremos el mundo, desfaciendo las injusticias de la historia, financiando la agricultura y la cultura, avalando las industrias sostenibles, posibilitando que cada cual viva como le plazca en su tierra y que viaje sólo quien quiera, dando eco a la imaginación colectiva, aboliendo la dictadura de los mercados y el rodillo ideológico, garantizando el acceso a la salud, educando en la igualdad y la justicia.

Acabada la tarea, bucaneros, de vuelta a casa, a cultivar el huerto de las ilusiones  y  las chifladuras.

Y todo, antes de que suene el timbre, el que pone fin al recreo de nuestros sueños, el que nos vuelve a encerrar en las jaulas de la realidad.

jueves, 9 de diciembre de 2010

lunes, 6 de diciembre de 2010

papeles


Como las burbujas de aire bajo el agua, los papeles olvidados salen a flote en las mudanzas. Éstos son de cuando las pateras llegaban un día sí y otro también, de los tiempos en que empezaban a chirriar los discursos xenófobos en boca de los apuntaladores de murallas, enladrilladores de orillas, arrasadores de sebadales, hormigoneros de horizontes...

días vacíos


Hay días en que todo retumba y vuelve
expandiéndose en un inmenso vacío
un vacío, por momentos, asfixiante.

Hay días que fluyen solos, por su cuenta,
resistiéndose a todo intento de programación, previsión.
Días que se sacian con una sonrisa, una mueca, un zambullirse en la marea.

Hay días repletos de palabras vacías.
Vocabularios que no bastan para describir un segundo.
Emociones que no caben en ningún acertijo.


sábado, 4 de diciembre de 2010

diversificación


No me gustan los aeropuertos militarizados. Tampoco esos funcionarios millonarios y oportunistas que, presuntamente, defienden derechos con los que el resto de los mortales no podemos ni soñar.


No me preocupan los turistas que se han quedado colgados. La verdad es que ellos no, pero sí l@s trabajadores de los hoteles en los que no dormirán, de los restaurantes en los que no comerán, de los bares en los que no beberán...


Me preocupa que la economía de mi archipiélago siga dependiendo de factores externos tan frágiles y de control tan alejado de las orillas de estas islas. Harto de que la diversificación económica, el fin de los monocultivos, sólo sea un eslogan de campaña electoral.

viernes, 3 de diciembre de 2010

de qué se asombran?


Me resulta encomiable el trabajo realizado por Wikileaks y, en general, por los pocos periodistas coherentes que conozco, ese puñado que sobrevive al margen de las redacciones que encabezan la OJD, que crea medios alternativos, que entrega su vida -y la de sus familias- a uno  y mil proyectos, sin perder la ilusión, la fe.

Dicho esto, debo confesar que poco o nada consigue sorprenderme. Es más, dudo que quedara alguien que no diera por hecho lo que nos están contando estos días.

¿A qué creían entonces que se dedican las embajadas?, ¿a organizar cócteles?

¿Alguien cree que EEUU no presiona para ocultar sus trapos sucios en fiscalías ajenas? Si lo hace hasta el prepotente Marruecos y la UE agacha el rabo.

¿Se sorprende alguien porque vayan tras el director de Wikileaks a cualquier precio, culpándolo de lo que sea con tal de callarlo?

¿Hubo quien se tragó las cifras oficiales de víctimas por las guerras de norteamericanos y sus aliados allende los mares?

¿Qué otra cosa iban a decir de ZP después de que retirara las tropas de Irak y ganara las elecciones aireando el antiamericanismo? Aunque luego, como otras tantas cosas, se lo pasó por el forro de las narices.

¿Quién creyó que Aznar se iba a ir de la Moncloa a su casa, así, sin más, tan calladito?, ¿nadie pilló que el tipo se cree un superhéroe salvapatrias y que está loco por volver? (no entiendo porqué los periódicos difunden todas las chorradas que va diciendo por ahí, en sus viajes con dietas pagadas).

Es como los chanchullos de los políticos. Son tan lamentablemente cotidianos que han dejado de ser noticia. Los periódicos deberían abrir sus ediciones contándonos que alguno tiene las cuentas limpias y transparentes. Eso sí llamaría nuestra atención. Aunque, la verdad, creo que sospecharía y buscaría quién es el propietario del medio que lo cuenta, sus accionistas, las subvenciones que recibe…


Coincidencias???:
Montilla convoca elecciones el fin de semana del Barça-Madrid.
Cuando más presionan los buitres al Gobierno ZP para "salvar" a España de la crisis, El País saca los papeles de Wikileaks.
Al leer estos documentos, todo el mundo mira a la Casa Blanca. Es entonces cuando la NASA anuncia que hay vida en el agua salada.

Me contagiaron la paranoia o aquí hay directores de orquesta. A saber.


cuestión de grados



El 60% del cambio climático lo ha provocado la agricultura ¿Qué porras estamos comiendo?