viernes, 26 de junio de 2009

encuentros

Miramos para otra parte, damos pasos largos y hasta saltamos, jugando a esquivar lo que nos entorpece pero, a la vuelta de cualquier esquina, reaparece. Siempre reaparece.

Cambia de nombre, de rostro, de contexto, aunque en esencia es siempre el mismo. Aquel miedo que no supimos ni quisimos afrontar, ése que sigue girando en nuestra espiral, en busca de otro maldito encuentro.



2 comentarios:

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

El miedo a otro apocalipsis.
Un saludo

Clohe dijo...

ajjajaaj.. Sigues siendo mi "Calimero" favorito.
Un beso, una ducha y una sonrisa sincera.
Clohe.